Un vikingo en Groenlandia

Política

El sueño europeo

Escrito por nessie 23-05-2014 en Política. Comentarios (0)

El proyecto de construcción europeo pasa por alto la necesaria premisa de que para formar una democracia es necesario un demos, un colectivo social que sienta algún tipo de solidaridad. Eso ocurre en las naciones, por más que sean comunidades imaginadas, como muy bien las definía Benedict Anderson, pero funcionan como tal, al menos dentro de ciertos límites (por ejemplo, no evita las rivalidades entre ciudades de porte comparable, como Madrid y Barcelona). Los españoles, incluso con nuestros conflictos, hemos sido capaces de ponernos de acuerdo en distintas situaciones para arreglar alguna solución que no ha ido del todo mal, al menos por un tiempo. Tenemos algo de solidaridad entre nosotros, y más o menos nos conocemos y entendemos, aunque haya disputas y siga siendo cierto lo de las dos Españas (por lo menos).

Sin naciones como tales, la democracia no es viable: los poderes fácticos vencen dividiéndonos, como han hecho a nivel europeo convenciendo a los alemanes mediante una campaña mediática que todos los del sur somos unos cantamañanas (por ejemplo, Der Spiegel llegó a publicar que una jubilada griega ex-estanquera cobraba una pensión de ¡3000 €!). Con esto perdemos nosotros, pero también los alemanes de a pie. Ahí están los minijobs, la destrucción del estado de bienestar o las bolsas de paro camufladas. Eso sí, como se creen privilegiados, defienden la situación a capa y espada como si realmente les beneficiara.

Si alguien me dice que depender de las naciones para ser capaces de defender nuestros intereses no es racional, no puedo estar más de acuerdo, pero eso de que los humanos somos racionales es otro cuento chino. Lo que más nos caracteriza, desde que se formaron los estados prístinos, hace cinco o seis mil años, es la estupidez. Un día haré un post sobre por qué los humanos somos estúpidos y nos es tan difícil evitarlo pero, como aperitivo, pueden verse los posts de este blog sobre el experimento Stanford, de agosto de 2012. Obsérvese también que para encontrar dirigentes con cabeza, como Mugica o Mandela, hablamos de gente que han pasado un largo período de sus vidas entre tremendos sufrimientos.

La UE europea, como confesaron sus defensores pretendiendo convencernos de lo contrario, es un sueño, una utopía... y una estafa que, una vez firmado el pacto de adhesión, funciona como las preferentes. O peor, nos quitan todavía más de lo que creímos firmar. Con una lejana apariencia de legitimidad democrática, el gobierno efectivo lo realizan la banca, los lobbies, las multinacionales... Baste ver que el presidente del BCE, organismo que no tiene ningún tipo de control democrático, es el hombre de Goldman Sachs que estuvo al frente de la división europea de este banco cuando hizo la falsificación de las cuentas griegas http://es.wikipedia.org/wiki/Mario_Draghi . Y ahora viene el Tratado de Libre Comercio...http://blogs.elpais.com/3500-millones/2014/05/multinacionales-o-democracia-europa-decide.html

Votar o no votar o votar en blanco.

Escrito por nessie 18-05-2014 en Política. Comentarios (0)

En la gente de la izquierda son muy importantes los principios, pero a menudo nos olvidamos de que las cosas hay que pelearlas, y hay que pelearlas con inteligencia. Ante la ofensiva ultraliberal que estamos padeciendo, no se puede despreciar ningún recurso. No solo hay que mirar cómo nos gustaría que fueran las cosas sino también qué se puede hacer para que tengan alguna posibilidad de hacerse realidad.

La derecha lo tiene bien claro: tienen una visión táctica y estratégica destinada a bombardearnos mediáticamente, a hacernos comulgar con ruedas de molino (es el caso de la ley de aborto, que no hacen porque les interese algo la gente haya nacido o no, sino para que nos acostumbremos a que tienen derecho a tratarnos como menores de edad) y a unir filas aunque cuando no los vemos se maten en sus guerras de poder. Recuérdense las palabras de Aguirre sobre Gallardón.

El voto, incluso en una democracia representativa, es muy importante. Por poner un ejemplo, si el PPSOE no tuvieran entre los dos siempre mayoría absoluta, se podría haber modificado la ley electoral para que la representación parlamentaria fuera más parecida a la voluntad popular. También puede hacer que un político deje de ser relevante para la plutocracia: les están agradecidos y les regalan puestos cuando se retiran porque legitiman políticas basadas en sus intereses ante los ciudadanos sin necesidad de usar mucho el muy caro y muy poco flexible recurso a la violencia. Por supuesto que solo votando no vamos muy lejos hay también que movilizarse para defender nuestros intereses en la calle o en plataformas, pero es más poderoso de lo que nos pensamos. Los ricos y poderosos se gastan pastones en tener medios que nos convenzan de votar lo que ellos quieren: El Mundo, ABC, la Razón, la COPE, Libertad Digital, el TDT Party…

Y cierto, no existe partido político bueno, todo el que toca poder atrae indeseables intentando sacar tajada, pero los hay más proclives que otros, y si empiezan a ver que los electores cambiamos muy fácilmente de gusto, en un par o tres elecciones empezaremos a ver como hay quién dimite si se descubre que ha plagiado su tesis doctoral, por ejemplo. Lo mismo, si alguien decente va y se mete en un partido, y a ese los electores lo premiamos, lo mismo no lo deja en dos días por culpa de los indeseables.

Vota, y vota OTRO: cualquier partido distinto del PPSOE de tu gusto (más o menos) con posibilidades de arrancarles escaños, hay que tener en cuenta la burla a la soberanía del pueblo que es la ley de D’ Hont (que hay que exigir modificar). No lo va a hacer peor que PPSOE y si también te defrauda, es fácil: en las próximas, vota a otro OTRO.