Un vikingo en Groenlandia

¿Es realmente bueno el libre comercio internacional?

Hola a todos:

Estoy teniendo algunos problemas técnicos con el blog. El post anterior no aparece en la página principal, hay que ir al archivo de febrero, a la izquierda de la pantalla para poder leerlo. Aprovecho la ocasión para animaros a hacer comentarios.

La liberalización del comercio ha traído múltiples elogios en los foros económicos, anunciandose como la panacea indiscutible, por su capacidad para aumentar la producción mundial, cosa que, a corto plazo, es cierta. Se basa en el concepto de ventaja comparativa: hay países más eficientes en todo tipo de producción, los desarrollados, pero quizás sean especialmente eficientes con determinados tipos concretos, los más complejos, con lo cual harían mejor en dejar otros aspectos en manos de otros países que producen mal, pero hay terrenos, como la agricultura o labores simples que lo hacen menos mal, con lo cual la producción global sería mejor que si cada país se encargara de todos los campos de producción. De esa forma, mediante comercio, todos los países ganarían. Creo que esta teoría viene ya de Ricardo. En su Macroeconomía, Paul Krugman intenta explicarlo con la metáfora de náufrago listo-náufrago tonto: dos náufragos en una isla que viven de pescar y coger cocos. Uno hace mejor ambas tareas que el otro, pero el otro es mejor cogiendo cocos que pescando. Total: si se unen, el listo pesca, el tonto coge cocos y cogen más así más de todo que yendo por separado. Bonito, ¿no?. PUES NO: en la vida real uno (no necesariamente el listo, el tonto puede ser más fuerte física o mentalmente) somete al otro y lo pone a trabajar para él, esclavizándolo. Esto es lo que pasa realmente en el comercion internacional, en Europa y en la globalización. La entrada en la UE fue destruyendo gran parte del tejido productivo que tenía España, y el poder de los países del núcleo destrozó los países del Tercer Mundo, imponiendo una salvaje explotación. Por supuesto, la explotación favorece ante todo a las élites: en España pocos vieron algo del oro que venía de las colonias en los siglos del imperio. Y ahora somos víctimas de la globalización económica y los designios de los mercados. ¿Donde está ese comercio justo que beneficia a todos? Muy sencillo: no existe.

Saludos.

Comentarios

Bastante de acuerdo. La globalización es una gran lacra para todos. Mucho cuidado, por otra parte, con entender la globalización simplemente cono fenómeno económico, pues es un hecho total. Aparte de la globalización económica, está la política (manifestada en la creación de estructuras criminales como la Unión Europea o la ONU), la globalización cultural (bajo la forma de odioso cosmopolitismo y el barrido de toda autoctonía y cultura nacional, con la absurda homogeneidad de todo, hasta de la gastronomía), la globalización demográfica (que se traduce en la inmigración masiva hacia Europa y Norteamérica, provocada por las élites económicas que son las que se benefician de semejante trasiego humano), etc.

Hola, León, y gracias por comentar. Por supuesto que la globalización es muy compleja e incluye múltiples facetas. En el post, me dedique a mostrar la falsedad de uno de los supuestos que la legitiman, sin meterme aquí a criticar otros aspectos. Solo haría una precisión a lo que dijiste: el cosmopolitismo puede usarse como excusa para dominar, pero hay otras visiones que, partiendo del respeto por las diferentes culturas, intentan huir del relativismo moral. Por ejemplo, aunque sea un invento occidental, creo que toda la gente de buena voluntad estará de acuerdo en reivindicar los Derechos Humanos (por ejemplo, por mucho que sea propio de determinadas culturas, habrá que intentar que se acabe la ablación genital femenina) y, para no dar opciones fáciles a los que quieren saltárselos, conviene usar la formulación de la Declaración Universal. Un cosmopolitismo que parta del respeto exquisito de cada cultura excepto aspectos tan básicos como esto, practicado de forma coherente, tiene mi apoyo. Y, por supuesto, muy en guardia de que la plutocracia no se lo apropie para tergiversarlo y usarlo en su beneficio. Un saludo.

Añadir un Comentario: